Coaching Center
Ene 7, 2019 por: Mary Maroto

Mis raíces

Cuando me siento feliz y satisfecha al lograr un objetivo, me he dado cuenta que he tenido siempre presente puntos importantes para avanzar.
Mis raíces, no sería sin mis padres, abuelos, bisabuelos, todos mis ancestros que me dan el sostén aquí, reconocerlos, honrarlos, respetarlos e incluir a todos es lo que me va a dar la base para seguir adelante y aprender a no sentirme solo.

Image

Todo lo que he aprendido está gracias a ellos, existen los valores universales que son la plataforma para mi movimiento. Existen creencias que me confunden y me llevan a resistirme en mis logros, a nivel inconsciente muchas creencias me provocan actuar en automático. Es importante observar mis resultados, para darme cuenta de mis acciones y actualizar mis pensamientos.
Cuando surge por primera vez un sueño o un deseo y mis sensaciones son de alegría, podría decir que vienen del corazón, desgraciadamente empezamos con nuestros juegos del ¿por qué no es conveniente? Y ahí surgen las dudas, creencias limitantes, que aunque un sueño, deseo o proyecto se presente en la mente, se hace a un lado y se pone en el cajón del olvido.
Cuando un objetivo o sueño, surge del corazón, está conectado con mi DIOS interno y ese sueño al ser manifestado se convierte en algo positivo para los demás. Tener siempre en mi mente los seres que son importantes para mí en este plano y en mis ancestros, me lleva a lograr lo que es bueno para mí y para los demás.
Quitar los parásitos es aprender a estar consciente para poder hacer a un lado todos esos pensamientos negativos que te llevan a estar en un lugar inconveniente.
Cuenta conmigo, te acompañaré amorosamente en tu caminar.